Elementos agregados recientemente ×

No tiene artículos en su carrito de compras.


El padre que yo quiero ser

El padre que yo quiero ser

10 cualidades del corazón que facultan a nuestros hijos a tomar decisiones correctas

Josh McDowell comparte diez cualidades del Padre celestial que nos pueden ayudar a los padres terrenales a modelar a nuestros hijos los valores de la Biblia, para que estén capacitados para tomar las decisiones que agradan a Dios y traigan bendición a la familia y a otros. 


Todos los padres anhelamos de nuestros hijos estas cosas:


  • Que se sientan amados y seguros.

  • Que desarrollen una reputación de personas íntegras.

  • Que sepan enfrentar las presiones de los compañeros malos.

  • Que no cedan a las tentaciones de las drogas, el alcohol, y el libertinaje sexual.

  • Que busquen el consejo de los padres. 

  • Que nos admiren y respeten.

  • Que de vez en cuando digan “mi papá cumple sus promesas”.

  • Que nuestros hijos adultos nos digan: “Papá, tengo este problema; necesito tu consejo”.

Josh McDowell nos dice en su libro que no podemos ser buenos padres por nuestra propia iniciativa. También nos ayuda a comprender que ¡Dios es es el padre modelo! Por lo que, nos hace bien adoptar, promover e imitar las siguientes características del Padre modelo:


1. Nos ama y nos acepta incondicionalmente. Romanos 5:8 y Efesios 5:8 dicen que “Dios nos amó primero, a pesar de…”. Amor y aceptación para los niños y para todo hijo significa: TIEMPO. Muchos hijos dicen: “Mi padre solo me presta atención cuando hago algo malo”.


2. La santidad y la pureza del Padre. Porque sin santidad nadie verá al Señor. Quiere decir que debemos vivir apartados para agradar al Señor.



3. La verdad y la integridad. 
Porque vivimos en una cultura de mentira, falsedad y apariencias.



4. El padre en quien se puede confiar. La confianza crea intimidad: cumpliendo promesas y aprendiendo a rendir cuentas.


5. El padre que consuela y apoya. Significa que está disponible todo el tiempo para cuidar, animar y ayudar.


6. El padre que protégé. Significa dejar a un lado el egoismo y estar dispuesto al sacrificio, al trabajo, a dar provisión, y a ofrecer soluciones ante las crisis.


7. El padre que es amigo y es amigable. Se manifiesta por medio de la conversación, cultivando intereses mutuos, y sobre todo la alegría en la familia. Tiene que haber una razón, un enfoque, un motivo para querer estar juntos en casa.


8. El padre que disciplina. Cuatro estilos:
Autocrático: Haz lo que yo digo.

Permisivo: Haz lo que quieras.
Descuidado: No me importa lo que haces.
Relacional: Te escucho, me parece que, hagámoslo de esta manera, ¿qué te parece?


9. Un padre perdonador. Es la gracia de Dios en acción.


10. El padre que respeta. Es un ejercicio diario entre todos los miembros de la familia que guían sus relaciones familiares por medio de la Palabra: “Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará? Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él” (Proverbios 20:6, 7).


Reflexionemos en lo siguiente:



  • Un verdadero padre es aquel que no solo engendra un hijo sino lo cría.

  • No solo enseña el bien, sino hace el bien.

  • No solo protege a su familia, sino ama a su familia.

  • No solo trabaja para dar el pan, sino también trabaja para dar afecto.

  • No solo es aquel que construye la casa, sino que está en casa.

  • No solo es el que regaña, sino el que instruye.

  • No solo es el que sustenta, sino el que apoya.

  • No solo da vida a sus hijos, sino también la dicha.

  • No solo vive en casa, sino cerca de los suyos.

  • No solo enfrenta los problemas sino los resuelve.

  • No solo da las órdenes sino las ejemplifica.

  • No solo corrige sino hace oración por su hijo.

  • No solo conoce a Dios sino también lo obedece.



La Bienaventuranza del padre que teme a Jehová


Bienaventurado todo padre que teme a Jehová, 
Que anda en sus caminos.
Cuando comiere el trabajo de sus manos,
Bienaventurado será, y le irá bien.
Bienaventurado el padre que teme a Jehová,
Y en sus mandamientos se deleita en gran manera.
Bienaventurado el padre que tiene en Dios sus fuerzas,
En cuyo corazón están sus caminos.
Su descendencia será poderosa en la tierra;
La generación de los padres rectos será bendita.
Su mujer será como vid que lleva fruto a los lados de su casa;
Sus hijos como plantas de olivo alrededor de su mesa.
He aquí que así será bendecido el padre que teme a Jehová.
Bienes y riqueza hay en su casa, y su justicia permanece para siempre.
Verá el bien todos los días de su vida,
Y verá a los hijos de sus hijos. Amén.

Paráfrasis del Salmo 128 y el Salmo 112:1-3.

Al final del libro aparecen 60 ideas divertidas que los padres pueden hacer con sus hijos.


Información adicional

Información adicional

Autor Josh McDowell
ISBN 9780311461578
Tapa Blanda
Manufacturer No
Descripción

Detalles

El padre que yo quiero ser

10 cualidades del corazón que facultan a nuestros hijos a tomar decisiones correctas

Josh McDowell comparte diez cualidades del Padre celestial que nos pueden ayudar a los padres terrenales a modelar a nuestros hijos los valores de la Biblia, para que estén capacitados para tomar las decisiones que agradan a Dios y traigan bendición a la familia y a otros. 


Todos los padres anhelamos de nuestros hijos estas cosas:


  • Que se sientan amados y seguros.

  • Que desarrollen una reputación de personas íntegras.

  • Que sepan enfrentar las presiones de los compañeros malos.

  • Que no cedan a las tentaciones de las drogas, el alcohol, y el libertinaje sexual.

  • Que busquen el consejo de los padres. 

  • Que nos admiren y respeten.

  • Que de vez en cuando digan “mi papá cumple sus promesas”.

  • Que nuestros hijos adultos nos digan: “Papá, tengo este problema; necesito tu consejo”.

Josh McDowell nos dice en su libro que no podemos ser buenos padres por nuestra propia iniciativa. También nos ayuda a comprender que ¡Dios es es el padre modelo! Por lo que, nos hace bien adoptar, promover e imitar las siguientes características del Padre modelo:


1. Nos ama y nos acepta incondicionalmente. Romanos 5:8 y Efesios 5:8 dicen que “Dios nos amó primero, a pesar de…”. Amor y aceptación para los niños y para todo hijo significa: TIEMPO. Muchos hijos dicen: “Mi padre solo me presta atención cuando hago algo malo”.


2. La santidad y la pureza del Padre. Porque sin santidad nadie verá al Señor. Quiere decir que debemos vivir apartados para agradar al Señor.



3. La verdad y la integridad. 
Porque vivimos en una cultura de mentira, falsedad y apariencias.



4. El padre en quien se puede confiar. La confianza crea intimidad: cumpliendo promesas y aprendiendo a rendir cuentas.


5. El padre que consuela y apoya. Significa que está disponible todo el tiempo para cuidar, animar y ayudar.


6. El padre que protégé. Significa dejar a un lado el egoismo y estar dispuesto al sacrificio, al trabajo, a dar provisión, y a ofrecer soluciones ante las crisis.


7. El padre que es amigo y es amigable. Se manifiesta por medio de la conversación, cultivando intereses mutuos, y sobre todo la alegría en la familia. Tiene que haber una razón, un enfoque, un motivo para querer estar juntos en casa.


8. El padre que disciplina. Cuatro estilos:
Autocrático: Haz lo que yo digo.

Permisivo: Haz lo que quieras.
Descuidado: No me importa lo que haces.
Relacional: Te escucho, me parece que, hagámoslo de esta manera, ¿qué te parece?


9. Un padre perdonador. Es la gracia de Dios en acción.


10. El padre que respeta. Es un ejercicio diario entre todos los miembros de la familia que guían sus relaciones familiares por medio de la Palabra: “Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará? Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él” (Proverbios 20:6, 7).


Reflexionemos en lo siguiente:



  • Un verdadero padre es aquel que no solo engendra un hijo sino lo cría.

  • No solo enseña el bien, sino hace el bien.

  • No solo protege a su familia, sino ama a su familia.

  • No solo trabaja para dar el pan, sino también trabaja para dar afecto.

  • No solo es aquel que construye la casa, sino que está en casa.

  • No solo es el que regaña, sino el que instruye.

  • No solo es el que sustenta, sino el que apoya.

  • No solo da vida a sus hijos, sino también la dicha.

  • No solo vive en casa, sino cerca de los suyos.

  • No solo enfrenta los problemas sino los resuelve.

  • No solo da las órdenes sino las ejemplifica.

  • No solo corrige sino hace oración por su hijo.

  • No solo conoce a Dios sino también lo obedece.



La Bienaventuranza del padre que teme a Jehová


Bienaventurado todo padre que teme a Jehová, 
Que anda en sus caminos.
Cuando comiere el trabajo de sus manos,
Bienaventurado será, y le irá bien.
Bienaventurado el padre que teme a Jehová,
Y en sus mandamientos se deleita en gran manera.
Bienaventurado el padre que tiene en Dios sus fuerzas,
En cuyo corazón están sus caminos.
Su descendencia será poderosa en la tierra;
La generación de los padres rectos será bendita.
Su mujer será como vid que lleva fruto a los lados de su casa;
Sus hijos como plantas de olivo alrededor de su mesa.
He aquí que así será bendecido el padre que teme a Jehová.
Bienes y riqueza hay en su casa, y su justicia permanece para siempre.
Verá el bien todos los días de su vida,
Y verá a los hijos de sus hijos. Amén.

Paráfrasis del Salmo 128 y el Salmo 112:1-3.

Al final del libro aparecen 60 ideas divertidas que los padres pueden hacer con sus hijos.


Reseñas